Mujeres emprendedoras del Alto Bernesga

¿Por qué iniciar un nuevo camino?

Alto Bernesga es una tierra singular que enamora solo con hacer un recorrido rápido por ella. La explosión primaveral de prados, bosques y arroyos, sobre un escenario de picos escarpados y gargantas espectaculares, amenizados por cantos de pájaros que se pisan unos a otros, hace sentir la naturaleza con toda su fuerza.

Prados al pie de la montaña

Esa cara de paisaje mágico, y vida, contrasta con la imagen de la mayor cantera a cielo abierto del territorio nacional, donde aún permanecen algunos trabajos para extraer el carbón que la tierra escondía en sus entrañas, a pocos kilómetros de la nacional A 630.

Cantera de carbón a cielo abierto. La única que mantiene alguna actividad

Pero ésta cara también es parte de la vida de una sociedad ávida de energía, y era el principal, casi único, modo de vida de las gentes del territorio hasta 2015.

En aras de una normativa ambiental que busca disminuir la contaminación producida por el carbón, las numerosas minas de la Cordillera Cantábrica han ido cerrando y muchos miles de hombres han quedado sin empleo. Los pueblos mineros han perdido su sentido de existir. Estas gentes y estos territorios buscan desesperadamente un nuevo nicho en la próspera sociedad del siglo XXI, y en la Reserva de la Biosfera del Alto Bernesga se trabaja a toda máquina para desvelar un futuro sostenible para los habitantes que quedan.

Allí se considera que ser reserva de la biosfera (RB) también es ayudar a generar nuevas oportunidades de vida para los habitantes locales que han debido renunciar a su situación económica por el bien común de un aire más limpio. Los otros recursos que ofrece la naturaleza son sus principales aliados en la nueva hoja de ruta, pero necesitan ayuda para desplegarla.

Los hombres con más de 42 años se han acogido a una prejubilación económicamente ventajosa, aunque no pueden desarrollar otras actividades económicas. Los demás quedan sin empleo. Por otra parte, en el esquema socio-económico minero no estaba previsto que las mujeres asumieran iniciativas productivas. El panorama resultante dibuja una profunda crisis económica, social y sicológica.

La RB del Alto Bernesga tiene como objetivo prioritario evitar la despoblación

Los que cuentan con una buena pensión son libres de plantear su vida allí o fuera de allí, su soporte económico ahora no está ligado al territorio. Los que no tienen trabajo se ven empujados a buscarlo fuera. La pérdida de población ha sido una sangría que ha supuesto pasar de 14.000 habitantes hace algunos años a menos de los 4.000 actuales en la RB.

Imaginando un futuro sostenible y digno para la población, la atención se centra en las mujeres como un potencial aún por desplegar.

Beni, gestora de la RB Alto Bernesga

La gestora de la RB del Alto Bernesga, mujer y nacida en el territorio, tuvo clara esta perspectiva desde que asumió su función. Aparte de atender una gestión ambiental pionera en la Pola de Gordón, como correspondía a su cargo, emponderar a la mujer rural se convirtió en su objetivo prioritario para el desarrollo de la RB. Para ella, el comienzo de la ruta empezaba por formación, seguía por formación y debe continuar por formación.

Desde entonces, la estrategia de la RB se ha articulado sobre tres líneas: formación dirigida principalmente a las mujeres aunque no en exclusividad, asistencia técnica y seguimiento de iniciativas productivas y apoyo a la identidad y la autoestima de las mujeres. Cada año la RB ofrece varios cursos, más o menos en función de los recursos económicos que se consiguen; consigue apoyos técnicos y jurídicos a los emprendedores que lo necesitan, y ofrece talleres y otras actividades de refuerzo a las mujeres.

Aunque las mujeres están en el centro de atención por las especiales carencias que acusan, las actividades nunca son excluyentes por género. Mediante este proceso, que se repite año tras años, muchas mujeres han recibido formación temática, asesoría y apoyo para desarrollar sus iniciativas y, sobre todo, han recibido un impulso que les ha puesto en marcha. Cualquiera que tiene una idea sobre una posible actividad económica es invitado a exponerla. En la RB se ocupan de encontrar cómo orientarla, reforzarla, reconducirla y buscar los apoyos necesarios para que salga adelante.

Fábrica de embutidos Entrepeñas

Las empresas surgidas se dedican principalmente a actividades relacionadas con el uso de los recursos primarios, la hostelería, la industria agroalimentaria y los servicios a la comunidad: ganadería, restauración y alojamiento, productos forestales no madereros, apicultura, embutidos, elaboración de productos cosméticos, asistencia domiciliaria, ayudantes de geriatría…

Algunos aspectos de este proceso de emponderamiento resultan llamativos. En esta acción continuada por capacitar a las mujeres para afrontar un nuevo camino más autónomo y más independiente no se ha generado rechazo entre los géneros, más bien se ha asumido como un motor para la mejora de la calidad de vida de toda la comunidad. Hay que hacer notar que lo que ahora se ve como normal y positivo, en sus comienzos no despertaba el interés ni el entusiasmo de líderes ni de ciudadanos. Al principio podía ocurrir que en un curso no se matricularan más de cuatro personas, sin embargo en la actualidad es común que en un día se agoten las plazas disponibles. Muchas de las nuevas empresas han surgido como resultado de uno de esos cursos.

Rosi y Esther son dos emprendedoras valientes siempre dispuestas a ayudar a otros a salir adelante

El otro aspecto sorprendente, constatado al entrevistar a varias mujeres emprendedoras, es que se ha generado un espíritu de cooperación que ha dado lugar a una auténtica red de emprendedores. Se considera un beneficio personal que otras u otros consigan desplegar una nueva iniciativa, en consecuencia siempre hay compañeras dispuestas a animar, asesorar y ayudar. La asociación de empresarios de la RB está dirigida por mujeres, no por discriminación sino por ser las más activas. Su funcionamiento está siendo copiado por otros territorios adyacentes.

En esta RB el desarrollo sostenible tiene semblante de mujer y aunque se trabaja en varios componentes fundamentales de la sostenibilidad su diana principal es el objetivo 5 de desarrollo sostenible de la Agenda 20-30 de Naciones Unidas: igualdad de género.

Esta entrada fue publicada en Capacitación y formación, Desarrollo rural y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 Respuestas a Mujeres emprendedoras del Alto Bernesga

  1. La situación de la mujer que vive en el medio rural debe obligarnos a reflexionar, a detenernos en analizar con precisión la situación de este importante sector de la población y, sobre todo, a incrementar las actuaciones que nos permitan alcanzar mayores niveles de justicia y de igualdad, tanto en el aspecto económico y social, como en el cultural o educativo.
    Las mujeres que viven en el medio rural son clave en el desarrollo sostenible de nuestros pueblos y de nuestra sociedad en su conjunto. Para garantizar dicha sostenibilidad es preciso afrontar las desigualdades que todavía sufren las mujeres en el medio rural aún en mayor medida, en muchos casos, que las mujeres urbanas.
    La singularidad de las mujeres en el medio rural requiere de una atención específica acorde a sus diferentes necesidades y expectativas.
    Conseguir la plena igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres es una cuestión de justicia, de derechos fundamentales y de responsabilidad ética, pero también es un importante soporte para el desarrollo económico, y un elemento esencial en la vertebración y cohesión social de los territorios.
    Son las Reservas de Biosfera, territorios rurales en su mayor parte, importantes laboratorios de políticas efectivas de igualdad entre hombres y mujeres.
    Formación y empleo están íntimamente relacionados entre sí. La formación, además de su valor para el desarrollo de una personalidad consciente y libre, es la mejor vía para acceder al empleo y éste, a su vez, es una forma de culminar el proceso de liberación e integración de la mujer en la sociedad.
    En consecuencia, si queremos que las mujeres sean agentes de progreso en el mundo rural, tenemos que incidir en la formación y en la capacitación. Sólo así podremos avanzar hacia una participación cada vez más eficaz de las mujeres en las actividades colectivas y abrir el camino hacia otras metas más innovadoras y de futuro.
    Para ello es imprescindible apoyar la incorporación de las mujeres en la participación activa en las iniciativas de emprendimiento, así como en las asociaciones profesionales locales y regionales, invertir en sensibilización, formación y capacitación sobre la importancia de incorporar la perspectiva de género en las administraciones, en las empresas, en las asociaciones y en la sociedad en general.

  2. Bernardo Varela dijo:

    Para mi el tema de la mujer en el medio rural como factor esencial de fijación de la población es esencial, de hecho en su momento en la RB Área de Allariz iniciamos también un proceso de formación de las mujeres en el ámbito rural.
    Lo cierto es que no conseguimos los avances que se registraron en el Alto Bernesga, entiendo que en buena medida en nuestro caso la población de los 91 núcleos del rural de Allariz y los casi 150 de los otros tres Concellos está ya muy envejecida. Y la actividad se concentra en la Villa de Allariz donde, está la gente joven; que difícilmente se identifican con el rural. Si no más bien con un entorno urbano.

    Con todo se ha trabajado de una forma potente en el empoderamiento de la mujer rural y en programas como “Doulas Sonoras”, en campos de prevención de violencia de género o aprendizaje de nuevas tecnologías.

    El reto está en conseguir un cambio en el proceso demográfico que amenaza la supervivencia del medio rural de buena parte del Estado. Y sigo pensando que experiencias como la del Alto Bernesga deben servir de base para este reto que se nos ha presentado hace ya tiempo y en buena medida ha pasado desapercibido, por la dejación de la administración. Que ha asociado rural a atraso, con las nefastas consecuencias, en cuanto a dejación de funciones que se derivan en la falta de ordenación de los recursos naturales con la consecuente plaga de incendios forestales.

  3. José Vicente de Lucio dijo:

    En los casos bien conocidos en que las mujeres han tomado el protagonismo del desarrollo de comunidades rurales se observan interesantes consecuencias respecto a la sostenibilidad. En estos casos en general la base de las decisiones se asienta preferentemente en lo que se denominan “valores de vida” (la familia, sentido de lugar, la tierra) con respecto a los “valores de mercado o corporativos”. Además de la renta otros valores entran en juego. Hablaríamos de la economía del bien común, de empresas del ámbito de la economía social y solidaria, etc.
    Creo que tiene gran relevancia escuchar atentamente los motivos que inducen a la mujer del alto Bernesga a ser emprendedoras en su tierra.

Deja un comentario